Banner

Destacados

Banner
Banner

ENCUESTA DE OPINION

¿EL ESTADO ES EL UNICO RESPONSABLE DE LA LIMPIEZA DE UNA CIUDAD?




Resultados
Banner
Banner
Banner
Jueves 28 de Octubre de 2021 23:33

EL PEQUEÑO AUTO ARGENTINO QUE VUELVE A VIVIR DE LA MANO DEL GPAH

EL PEQUEÑO AUTO ARGENTINO QUE VUELVE A VIVIR DE LA MANO DEL GPAH https://www.automundo.com.ar/

Marcelo Perez con una réplica del auto de Rogelio Scaramella busca la meta en la carrera de regularidad.

Bragado. 28 de Octubrw 2021. (https://www.automundo.com.ar/) El BMW 700 fue el auto que le permitió a la marca bávara recuperarse de la crisis financiera que tuvo en los ‘50. Fue tal su éxito que los alemanes permitieron su fabricación bajo licencia en varios países, incluyendo Bélgica, Israel y Argentina. Aquí la producción, que comenzó en 1959 y terminó en 1965, fue responsabilidad de Metalmecánica S.A.I.C. propiedad de Salvatore De Carlo. Y de ahí su nombre: De Carlo 700.

 

El pequeño auto de 3.540 mm de largo y con un bajo peso contaba con un motor de dos cilindros de 697 cc enfriado por aire con 30 CV y 50 Nm de torque asociado a caja manual de cuatro  cambios con palanca al piso. Aceleraba de 0 a 100 km/h en 34 segundos y su velocidad máxima rondaba los 117 km/h.

“El De Carlo es un excepcional vehículo, ágil, ‘nervioso’, de suave y potente aceleración, frena muy bien y dobla muy bien”, lo definió la revista Parabrisas en un exhaustivo test que le hizo en 1963. Esas bondades le permitieron a la diminuta coupé destacarse también en la competición.

Su gran referente fue Rogelio Scaramella, originario de Bragado. Con este auto ganó los Grandes Premios de 1964, 1965 y 1966, además fue campeón argentino en 1964, 1965 y 1967 como piloto de la Scuderia Purapinta (un personaje de historieta).

Por eso muchos le preguntaron a Marcelo Pérez de Rosa si el auto con el que participa en la edición 2021 del Gran Premio Argentino Histórico organizado por el Automóvil Club Argentino era aquel que hizo famoso Coco Scaramella, aunque en realidad se trata de una réplica.

En Bragado hay muchos autos emblemáticos, pero el de Scaramella es el más especial”, explica el coterráneo de aquel gran piloto de los ‘60. “Parece increíble, pero estos autos en su época llegaban a andar a 150 km/h en caminos de montaña”, le relata con entusiasmo a Automundo.

Aunque trata de representar al De Carlo que usó Scaramella, el vehículo fue aggiornado. Por ejemplo tiene encendido electrónico, algo impensado cuando fue creado. Francisco Suárez, acompañante de Pérez de Rosa, es también mecánico y fue el que se las ingenió para actualizar varias de sus piezas. “Hemos sufrido varios Grandes Premios…”, dice el piloto como para resumir los sinsabores de ediciones pasadas.

“Es un auto que llama mucho la atención por su tamaño. Te soy sincero, cuando los TC están al lado me dan miedo, pero como esto es regularidad tiene que respetar al chiquito”, completa el orgulloso propietario de esta coupé que ha tenido el lujo de tener en sus laterales el 101 y ser el primero en iniciar esta prueba relevante del automovilismo de regularidad.